martes, 13 de enero de 2009

Conociendo el permafrost...

Volvemos al trabajo de campo, el día ha estado bien, pero según indicación del médico de la base (Doc), debo afrontarlo con ayuno por delante debido a unas alteraciones gastrointestinales.
Como terminamos con tiempo hacemos una visita a las pingüineras cercanas y descubrimos un paisaje precioso, hay lagos alrededor de los cuales se arremolinan los animales, se despeja el día y llegamos a ver el Continente Antártico.

Al ir andando de repente el suelo se abre bajo mis pies y me hundo de golpe hasta la cintura, ¡vaya susto!, resulta que debajo del piroclasto está el permafrost que es hielo, a veces hace como cuevas subterráneas al derretirse parte de ese hielo, lo demás lo ha hecho la gravedad…

Fotos: Miguel Motas.

4 comentarios:

cristina dijo...

Hola guapetón¡¡¡ que envidia que me das… ten cuidado donde pones los pies¡¡¡¡...en cuanto vuelvas quedamos para que me cuestes todo…bueno con una cervecita en la plaza de la alberca ¿vale?.
Un beso muy grande
Cristina

Anónimo dijo...

Si señor...!

No había podido entrar hasta hoy y me he quedado asombradísimo...

¡¡Habrá que tratarte de USTED en temas marineros a partir de ahora...!!

Un abrazo!

Carlos Mou

Alboroque dijo...

El paisaje es gris, supongo que debajo estará el hielo, no?

Sr. Roppongi no escribe... se está haciendo el interesante

Saludos

Sánchez-Roppongi dijo...

Por alusiones:
La única solución que veo al problema aqui planteado es que el Sr. de los Pingüinos aproveche sus problemas intestinales para empezar un régimen de lechuguita (fresca) dejando atrás sus musicerveparrillerasveladasargentinas. Conseguiremos con ello: 1) mantenerle competitivo a nivel Belleza; 2) que cuando pise un "bujero" no se nos cuele demasiado.
En otro orden de cosas, este Blog es muy bueno y nos está alegrando la cuesta de enero (Opino). Saludos y cuidate.