lunes, 23 de febrero de 2009

De regreso en Ushuaia (por Silvia Jerez)

CRONICA DE LA VUELTA DE LA ANTÁRTIDA

El lunes 16, tres días antes de lo previsto, tuve que hacer las maletas precipitadamente en Jubany porque la vuelta se adelantaba por motivos meteorológicos. Apenas tuve tiempo de despedirme de la gente con la que había compartido el último mes, de trabajo y convivencia, aunque afortunadamente la noche anterior, ante la posibilidad de que tuviera que marcharme con antelación, hicimos una pequeña reunión de despedida. Quiero darles las gracias a todos los integrantes de la base por el trato excelente que me han dado en todo momento, y sobretodo mandarle un abrazo muy grande a la gran familia de “meteo”. Ha sido un placer, espero que volvamos a encontrarnos…
Una vez en el BIO Las Palmas pusimos rumbo a Decepción para recoger al resto de compañeros que volvían. El tiempo se fue complicando progresivamente, y no pudimos entrar a la isla hasta el martes por la noche, ya que el temporal hacía muy peligrosa la entrada por los Fuelles de Neptuno. Sin duda la espera mereció la pena, porque el miércoles fuimos recibidos muy calurosamente en la Base Gabriel de Castilla, y comimos una excelente paella. ¡Cómo la echaba de menos!


Se produjo el esperado reencuentro con Miguel, Jesús y Julia, y con otros compañeros que conocí en mi viaje hacia Rey Jorge. Se puede decir que el Drake lo pasamos “en familia”. Aún así fue duro, para mí personalmente mucho más que en la ocasión anterior. Se hizo largo y tedioso, aunque sin duda no es más que un mínimo inconveniente en el conjunto de la experiencia antártica que he tenido ocasión de vivir.


La primera vez que escribí en este blog, quise dar las gracias a las personas que más directamente hacían posible que yo realizara este viaje, Andrés y Miguel, y quiero despedirme de la misma forma, dándoles de nuevo las gracias, a ellos y al resto de gente que ha contribuido, de un modo u otro, a hacerlo realidad.

Fotos: Silvia Jerez y Miguel Motas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Campeona!!!, me dejas sin palabras...
Cris

sonia dijo...

qué cabronaaaa!!! me encanta fea!

pantho dijo...

Felicidades Silvia. Un orgullo, tu entereza al vivirlo y tu manera de contarlo.

Bianca Pascuchelli dijo...

Dicen que no hace tanto frio allá! Uno piensa que es lo mismo que Canada pero en el polo sur, pero no es así. Tenés en verano días preciosos en los que podés ir tranquilamente en remera. Yo me acuerdo cuando llegué a los hoteles en Ushuaia todos los que trabajaban ahí me decían: mirá que no vas a necesitar tanto abrigo ehhh. Y tenían razón!